Si estás considerando instalar dos termos eléctricos en serie en tu hogar, has llegado al lugar correcto. En esta guía paso a paso, te mostraremos cómo llevar a cabo esta instalación de manera segura y eficiente.

Antes de comenzar, es importante tener en cuenta algunos aspectos clave. En primer lugar, necesitarás contar con un espacio adecuado para la instalación de los dos termos eléctricos. Además, debes asegurarte de tener acceso a la red eléctrica y contar con los materiales necesarios para la instalación.

En esta guía, te proporcionaremos una lista de materiales recomendados, así como los pasos que debes seguir para llevar a cabo la instalación de manera correcta. Además, te brindaremos algunos consejos y recomendaciones para garantizar un funcionamiento óptimo de tus termos eléctricos.

¡Comencemos!

¿Cuánto cuesta la instalación de un termo eléctrico?

La instalación de un termo eléctrico puede variar en coste dependiendo de varios factores, como el tipo de termo, la ubicación de la instalación y los servicios adicionales necesarios. En promedio, se estima que instalar un termo eléctrico puede costar entre 50€ y 80€.

Es importante tener en cuenta que este precio incluye la mano de obra del instalador y los materiales necesarios para la instalación básica. Sin embargo, si se requieren servicios adicionales, como la modificación de la instalación eléctrica o la instalación de un nuevo punto de agua, el coste puede aumentar.

¿Dónde se coloca un vaso de expansión en un termo eléctrico?

¿Dónde se coloca un vaso de expansión en un termo eléctrico?

Los vasos de expansión se colocarán obligatoriamente en la tubería de entrada de agua fría, situándolo entre la válvula de seguridad y el acumulador o productor de agua caliente sanitaria. El vaso de expansión es un componente esencial en los termos eléctricos, ya que permite compensar las variaciones de volumen del agua debido a los cambios de temperatura. Es decir, cuando el agua se calienta, tiende a expandirse, y el vaso de expansión permite que esta expansión se produzca sin generar presión excesiva en el sistema.

La ubicación del vaso de expansión en la tubería de entrada de agua fría garantiza que cualquier aumento de volumen del agua caliente se pueda liberar de manera controlada a través del vaso, evitando así posibles daños en el termo eléctrico. Además, al colocarse entre la válvula de seguridad y el acumulador, el vaso de expansión actúa como una barrera de seguridad adicional, ya que en caso de una sobrepresión en el sistema, el vaso se encargará de liberar el exceso de presión y proteger así tanto el termo como el resto de la instalación.

¿Cuál es la mejor manera de ubicar el termo eléctrico?

¿Cuál es la mejor manera de ubicar el termo eléctrico?

Los expertos lo tienen claro, y lo más recomendable, para obtener un mejor rendimiento sería instalar el termo eléctrico en el interior de la vivienda, lo más cerca posible de la toma de agua caliente. De esta forma, se evitan pérdidas de calor en las tuberías, lo que permite un mayor ahorro energético y un uso más eficiente del aparato.

Además, al ubicar el termo eléctrico en el interior de la vivienda, se reducen los tiempos de espera para obtener agua caliente, ya que no es necesario esperar a que el agua caliente recorra largas distancias desde el punto de calentamiento hasta el grifo. Esto es especialmente importante si se trata de una vivienda grande o con varios baños, donde la ubicación estratégica del termo eléctrico puede marcar la diferencia en términos de comodidad y eficiencia.

¿Qué es mejor, un termo horizontal o vertical?

¿Qué es mejor, un termo horizontal o vertical?

Los termos eléctricos horizontales ofrecen algunas ventajas sobre los verticales. En primer lugar, son más resistentes a la presión, lo que los hace ideales para almacenar agua a temperaturas muy altas. Esta resistencia adicional se debe a que la forma horizontal del tanque distribuye mejor la presión interna, evitando así posibles fugas o daños en el termo. Además, al colocar el termo horizontalmente, se maximiza su capacidad de almacenamiento, ya que se puede aprovechar mejor el espacio disponible.

Otra ventaja de los termos horizontales es que, al estar en posición horizontal, el agua no se ve afectada por la presión externa. Esto significa que el agua caliente almacenada en el termo no sufre cambios bruscos de temperatura ni pérdidas de presión cuando se utiliza. Además, al no estar expuesto a la presión del agua de la red, el termo horizontal tiene una vida útil más larga y requiere menos mantenimiento.